NESKEN KADETE LAUKO FINALA: Easo Slam! Gigantes-en hiruko-erasoa titulua lortzeko

Preciosa y vibrante fue la final en Cadete Femenina que empezó a teñirse de azul cuando el Easo encadenó de manera casi consecutiva 5 triples con el nombre propio de Judith Navarro para irse 10 arriba al descanso. Verse por debajo en el marcador pesó en el Mondragon Unibertsitatea que en el tercer cuarto no vio aro y  las donostiarras aumentaron la renta hasta casi la veintena. Volvió a verse la mejor cara del equipo anfitrión en el último cuarto pero ya sería demasiado tarde. 

MONDRAGON UNIBERTSITATEA OINTXE ARASKI 46 – 61 EASO SLAM! GIGANTES

Eléctrico, emocionante, con los dos equipos muy acertados. Con el Mondragon Unibertsitatea Ointxe Araski haciendo un inicio marca de la casa sumando de tres puntos con Vázquez y Fernández, el Easo no dejándose intimidar por esa salida, respondiendo con la misma moneda Garazi Navarro y gran intensidad general. Con dos faltas se cargaba Judith Navarro para el Easo y se iba al banco demasiado pronto. Como nadie contemporizaba llegó la precipitación, el desacierto y los 3 minutos últimos de primer cuarto sin anotar, 15-13.

Cambió el rumbo del partido en el segundo cuarto con un Easo brillante. Sonia Pereda acertó con el 18-15 pero a partir de ahí las donostiarras anotaron cinco triples, tres de ellos de Judith Navarro en un parcial de 3-19 que ponía a las gipuzkoanas al mando del choque. Trataron de responder las anfitrionas guiadas por Sonia Pereda y con Silvia Otokhagua por dentro pero no consiguieron hacerlo en la misma medida y para el descanso, 28-38.

Nadie se dejaba nada en la reanudación. El Easo sabía que no se podía relajar porque su rival podía encadenar 2-3 triples y recortar la diferencia, pero además, el Mondragon Unibertsitatea tenía que mejorar atrás y planteó una defensa zonal. Pero Judith Navarro estaba con el punto de mira bien calibrado y siguió haciendo daño en la línea de flotación local. Un nuevo parcial, ahora de 0-7 hacía tambalear los buenos cimientos morados (28-45, min.24). Los minutos en los que al Easo no le entraron los tiros cercanos ni lejanos no los aprovechó el Ointxe Araski así que mediado el cuarto Álex Suso se vio obligado a pedir tiempo muerto. Poco varió, el anfitrión no fue capaz de anotar una canasta en juego en este período y con poco más el Easo dejaba sentenciado el encuentro con 10 minutos aún por disputarse, 30-49.

Será porque lo vio todo perdido y se fueron los nervios que se volvió a verse una buena versión del Mondragon Unibertsitatea pero las donostiarras estaban lanzadas y ya no darían opción a la sorpresa manejándose siempre en el +20 hasta el pitido final.

Estadística

Galería de fotos