ARGAZKIA: Jon Alana

#EUSKNAF18: Bizkaia-Nafarroa, mutilen finala bi finalerdi oso parekatuaren ondoren

Lezoren ondoren, Mungiaren txanda da, Mini Mailako Euskadi eta Nafarroako Lurralde Selekzioen Txapelketa. Eta mutilen lehen finalerdian, emozioz handiarekin, Bizkaiak finalerako txartera lortu du, anfitrioiari irabazita (52-55).  Eta arratsaldeko saioan, Nafarroak sailkatu du Gipuzkoari gailendu eta gero (62-65)

FINALERDIA: ARABA 52 - 55 BIZKAIA

Etxeko taldeak partida indar askorekin hasi du, aurrea hartuz eta alde erosoa lortuz (21-14). Hirugarren laurdenean, Bizkaiak erreakzionatu du, baina Araba aurretik joan da aldageletara.

Partida erabat aldatu da bigarren zatian. Aimar Herranen mutilek buelta eman diote laugarren laurden bikainari esker (2-12), 8 puntuko aldearekin azken laurdenera iristeko (38-46).

Orduan, Arabak bere irudirik onena berriro erakutsi du, aldeak murriztu, baina ez da nahikoa izan bere aurkariari finalera txartela kentzeko.

Estatistika

SEMIFINAL: GIPUZKOA 62-65 NAVARRA

Navarra logró el pase a la final tras imponerse a Gipuzkoa en un partido trepidante sin un claro dominador, con muchas alternativas en el marcador y emoción hasta el final. Comenzaron mejor los celestes, logrando las
primeras ventajas ante un rival que acusaba la falta de ritmo competitivo.

Los que ejercían como visitantes, sin embargo, comenzaron a encontrar acierto y el partido se igualó tanto en la pista como en el marcador. Fue en el tercer periodo cuando los navarros, ajustando detalles, lograron abrir hueco: 25-33 al descanso. Pusieron más tierra de por medio los de Guillermo Álvarez en la reanudación, alcanzando una renta de 18 puntos (25-43) con confianza e inercia positiva. No obstante, cuando todo parecía resuelto reaccionó el equipo de Ion Ormazabal para voltear el marcador con un gran parcial de 26-7 (55-54). Desgraciadamente para los vascos, fue un remar para morir en la orilla. Navarra respondió bien a la bofetada para, con cinco puntos consecutivos de Unai Berraondo, volver a tomar la delantera (57-62). El triunfo ya no se les escapó, aunque hubo incertidumbre hasta el final porque Gipuzkoa nunca se rindió y lo peleó
hasta la bocina.

Estadística