EUSKAL KOPA FEMENINA: El IDK Gipuzkoa aguanta los envites del Añares para ser tercero (54-73)

La jornada dominical de la Euskal Kopa arrancó con la lucha por el tercer puesto entre el IDK Gipuzkoa y el Añares Rioja y tras un primer cuarto equilibrado las donostiarras abrieron brecha con Eraunzetamurgil  sumando en muchos aspectos del juego y también de cara al aro. Jackson fue notando el desgaste y eso lo acusó el Añares Rioja que para el descanso se veía 14 abajo en el marcador. Aún hubo capacidad de reacción azpeitiarra en el tercer asalto pero las de Azu Muguruza resolvieron de la mano de Weaver y se apuntaron el duelo por 54 a 73.

 

AÑARES RIOJA 54 – 73 IDK GIPUZKOA

El derbi gipuzkoano y lucha por el tercer puesto comenzó con Pierre Louis marcando su ley bajo aros. La respuesta azpeitiarra, como en semifinales, llegó de la mano de Fequiere desde la línea de tres puntos. Corría el IDK con Weaver y Aduriz y llegaban al 5-10. Entonces la base de las azpeitiarras Briahanna Jackson se puso a manejar el encuentro: reboteaba, lanzaba contraataques, anotaba de tres y asistía a sus compañeras. Davydova se mostraba certera desde la línea de tiros libres y por eso el Añares Rioja acabó por delante el primer cuarto, 21-19. Muguruza daba minutos a Olabarria y Eraunzetamurgil de cara a la puesta a punto liguera y ambas respondieron. El marcador se movía ahora de manera más pausada. Davydova no podía con Pierre Louis, Jackson acusaba el cansancio y fallaba penetraciones y tiros cómodos y eso condujo a un parcial de 4-12 y el 25-31 en el marcador. Nystrom se manejó bien en posiciones de ‘4’ y Eraunzetamurgil anotó el primer triple del IDK en esta Euskal Kopa. Seguido llegó otro de Olabarria y para el descanso la maquinaria azulona estaba perfectamente engrasada, 29-43. 

El Añares Rioja ya demostró en semis ante el RPK Araski que no se le puede dar por muerto antes de tiempo. Parcial de 9-0 tras la vuelta de vestuarios. Con las cuatro canteranas y Nystrom aguantó el tipo el IDK pero las de Luis Agirre no se descolgaban, seguían metiendo presión con Jackson hiperactiva y así se entró al último cuarto con 48-55 en el luminoso. De la mano de Weaver el equipo donostiarra volvió a irse 10 arriba en el luminoso y ya no hubo margen para una nueva machada de las azpeitiarras.

Galería de fotos